La necesidad de ser renovados cada día como hijos de Dios

“El lavamiento de la regeneración comienza con nuestro nuevo nacimiento y continúa con la renovación del Espíritu Santo, la cual es el proceso de la nueva creación, un proceso que nos hace un nuevo hombre. Es como restaurar, hacer algo nuevo, reconstruir algo con la vida. El bautismo (Ro. 6:3-5), el despojarse del viejo hombre, el vestirse del nuevo hombre (Ef. 4:22, 24; Col.3:9-11), y la transformación por medio de la renovación de la mente (Ro.12:2; Ef. 4:23) están relacionados con este proceso maravilloso.


El lavamiento de la regeneración elimina todas las cosas de la vieja naturaleza de nuestro viejo hombre, y la renovación del Espíritu Santo imparte algo nuevo - la esencia divina del nuevo hombre - a nuestro ser. En esto hay un traslado de un estado viejo a un estado totalmente nuevo, del estado de la vieja creación a la nueva. Por consiguiente, tanto el lavamiento de la regeneración como la renovación del Espíritu Santo están operando en nosotros continuamente a lo largo de nuestra vida hasta la culminación de la nueva creación”.

Para ello, podemos citar unos ejemplos con palabras en lenguaje actual y del cotidiano vivir:

HAZ DE CUENTA QUE ERES UN SMARTPHONE Y QUE JESÚS ES UNA APLICACIÓN
Lo instalas en tu vida y constantemente esa aplicación (en adelante “App”) requiere actualizarse, Dios de la misma manera busca día a día llenarnos de su presencia, él quiere renovarnos, a través de su infinita misericordia y amor para con nosotros. "Pero como nunca limpias tu memoria" (almacenamiento interno de un teléfono inteligente), nunca le existe espacio suficiente en nuestro interior, dicho técnicamente “no eliminamos los archivos que se cachean o se guardan temporalmente”, ejemplificado, en la vida real, representan los dolores, falta de perdón, situaciones que nos tocaron atravesar en el pasado, no permitimos a Él (Jesús) que se glorifique en nuestras vidas. Es decir no le damos el lugar que se merece, que requiere para llenarnos de su presencia.

No tienes el espacio para que se actualice esa App, no das la oportunidad a que Jesús se glorifique de manera sobrenatural en tu corazón, en tu ser.

Es como cuando la nueva versión de esa App necesita instalarse pero, sale un mensaje de alerta al que no haces caso... "Espacio insuficiente, favor elimine archivos innecesarios"...

Y así puedo citarte cientos y miles de ejemplos en lo tecnológico, personalmente no me imagino usando el Facebook de la misma forma que se utilizaba al principio, una simple plataforma digital donde apenas podían compartirse fotografías, si todo se actualiza, si todo mejora, si todo se renueva, porque no renovar la App de Cristo, es cierto que el no cambia que es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Pero cuando actualizas la App vienen nuevas funciones, nuevas fuerzas celestiales, como en los juegos móviles, el famoso juego Plantas Vs Zombis (Hablo de los juegos, porque quien hoy en día no juega jueguitos en el Smartphone), que las plantas evolucionan porque los zombis evolucionan y con este ejemplo déjame de decirte que el diablo evoluciona permanentemente y lo hace de manera incansable pero limitada.

Él esta actualizado, utilizando cuantas artimañas satánicas, el está a 2.0. Y tú sigues en el Windows 98... Sigues en la versión de cristiano antiguo. ¡Te invito a que te renueves en Cristo Yeshúa!.

Seguís descargando música con Ares... Ahora es el momento de Spotify. Son solo ejemplos del mundo tecnológico actual, de que así como vivimos una vida en este siglo en lo natural es fundamental vivirla por dentro. Debemos renovar nuestro interior. Y permitir que el tiempo de sobrenaturalidad explosiva inunde nuestro ser.

Debes quitar lo que te frena o limita, lo que te recuerda momentos de tristeza. Personas que sólo siguen en tu mente en el momento dónde te defraudaron o hirieron. Me atrevo a decirte que sino limpias tu interior, sino limpias tu memoria RAM (en lo tecnológico, dicha memoria se encarga de procesar las ordenes introducidas por los usuarios al ordenador, sea un móvil inteligente o una PC).

Todo ser humano, quiere que la presencia de Dios de manera sobrenatural en sus vidas, para ello debes renovarte en Cristo Alfa, Cristo Yeshúa, de lo contrario esa “actualización” que andas necesitando para vivir en bendición sobrenatural solo pasará superficialmente. Solo te va a salpicar como cuando llueve y salís con paraguas. Y sentís que la brisa trae agua pero esa agua no te moja y mucho menos te empapa. Debido al cumplimiento de su palabra en estos últimos tiempos, es necesario no solo ser salpicado... Sino fundamentalmente dejarse llevar por esa lluvia divina que se convierta en inundación sobrenatural del poder de Cristo en tu interior.

“En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”. Juan 7:37-38.

Dios quiere que te sumerjas en su río. Que te inundes de su presencia. Como dice el profeta Ezequiel agua que va subiendo, agua que pasa, rodillas, que pasa cubre las espaldas. El Río de Dios esta fluyendo. Permítele que te moje, que te limpie, que te renueve.

Hoy Dios te está diciendo, necesito que me des el lugar necesario para obrar en tu vida, en tu corazón, poder llenarte día a día de gozo, paz, sanidad, poder darte libertad en el área donde más tú lo estés necesitando.

Un claro ejemplo Bíblico tenemos con la vida de José el soñador. Que hubiese pasado si él no hubiese eliminado los malos recuerdos y perdonado a sus hermanos.

Sin querer nos ponemos en los zapatos de aquella mujer cananea que solo podía alcanzar migajas, debido a no ser judía. Pero hoy somos hijos e hijas que tendríamos que ponernos en el rol correcto en la mesa de nuestro padre el Rey. Somos comprados a precio de sangre. El Dio su vida por nosotros. El ya pagó el precio. Tenemos entrada al lugar Santísimo.

Cuando no hay una actualización permanente de la presencia de Dios en nuestras vidas.... Nos volvemos obsoletos y no sólo que no entra lo nuevo de Dios, sino que además impedimos la obra que Él quiere realizar en nuestras vidas. Si no perdonamos, si no pedimos perdón y no nos liberamos del pasado, jamás podrá entrar lo nuevo que Dios tiene para ti. En este tiempo de la gloria postrera, te invito a que des el espacio suficiente en tu interior para que la gloria de Cristo Yeshúa se manifieste de manera sobrenatural en tu ser.

“Es tiempo de que elimines el caché de tu memoria RAM”, Es tiempo de que te liberes de lo malo del pasado, es necesario que actualices la aplicación de Jesús en tu vida y así el Espíritu Santo podrá obrar en todas las áreas y aun en donde más lo estés necesitando.

Si esta palabra fue de bendición para tu vida, comparte con tu familia y amigos.

Producido por: Barby Mangano para Omega Radio Live
Si este contenido fue de ayuda y bendición, les invitamos a apoyarnos económicamente,